Por qué nos duele la espalda?

¿A quién no le ha dolido alguna vez la espalda?

Ya sea por una mala postura al dormir, por un esfuerzo inadecuado o porque nos quedamos “pillados” en algún movimiento..todos hemos sufrido de ese dolor molesto en algún momento.

Según el tipo de dolor, podemos decir que es agudo (si nos acompaña menos de 6 semanas), subagudo (de 6 semanas a 3 meses), crónico (más de 3 meses) o recurrente (si se va y viene a lo largo del tiempo). Y a su vez, según la sintomatología puede ser:

Dolor mecánico: asociado a un dolor muscular que aumenta con el movimiento y mejora con el reposo. Este dolor no afecta al descanso nocturno.

Dolor inflamatorio: asociado a las articulaciones. Mejora según se van “engrasando” con el movimiento y puede molestar durante el descanso nocturno.

Dolor neuropático: Causado cuando los nervios se pinzan por una mala alineación de los discos vertebrales. Es un dolor punzante, fácil de localizar y que se acompaña con pérdida de sensibilidad.

Desde Tfarmacia queremos ayudarte a que te recuperes y te sientas mejor mediante unas fáciles recomendaciones farmacológicas y sanitarias:

Aplica calor seco en la zona. El calor tiene acción calmante y relajante de la musculatura. Además provoca vasodilatación y ésto permite un mayor aporte sanguíneo (más nutrientes y vitaminas para ayudar a trabajar mejor a tus células). Usa los parches de Thermacare para ello. Son fáciles, prácticos y muy efectivos.

Aplica un antiinflamatorio tópico: preferiblemente después del calor, para favorecer así su absorción, mediante masajes suaves y realizando movimientos ligeros.

Toma antiinflamatorios orales: por tiempo limitado hasta que remitan los síntomas.

Añade un complejo vitamínico B1-B6-B12 durante 15 días: ésto te va a permitir tener una recuperación más rápida, un alivio más efectivo y una disminución del tratamiento con antiinflamatorios orales. Dado que el complejo vitamínico B refuerza el sistema nervioso, potencia la acción de los AINEs, ayuda a la síntesis de neurotransmisores y aporta energía a tu cuerpo. Ejemplo de ello es el HIDROXIL

Realiza estiramientos: Para aumentar la longitud y elasticidad de tus músculos. Recomendadas 3 tandas de 40” cada una subiendo el grado de intensidad de suave a moderado e intenso pero sin llegar a sentir dolor ni tensión excesiva.

Mantén una actividad física regular: el exceso de reposo puede provocar atrofia muscular. Por ello te recomendamos que andes (sin fatigarte) y realices “ejercicios core” para conseguir una mejor tonificación muscular.

Cuida tus posturas corporales:

Siempre que te sientes, apoya completamente la espalda en el respaldo y trata de formar ángulos de 90º en tu cadera, rodillas y tobillos.

Al conducir, apoya la cabeza en el reposacabezas.

Dobla las rodillas cuando vayas a coger peso.

Reparte el peso de tu compra en varias bolsas.

Lleva el carrito de la compra delante en vez de tirar de él.

Posiciona la pantalla del ordenador a 90º.

Evita posturas estáticas que no permiten el flujo sanguíneo.

Si usas bastón, que esté a la altura de la cadera y del lado contrario a la dolencia.

Y trata de dormir como un bebé (en cúbito lateral izquierdo)

Esperamos que este post haya sido de tu utilidad y que si tienes alguna duda, vengas a vernos a Avda. de los Toreros, 41 o nos mandes un wat al 680425741

Gemma Garrido

Farmacéutica

TFarmacia

Deja un comentario
En la presente web se utilizan cookies propias y de terceros. La navegación por la web implica la aceptación de su utilización. Si no acepta la utilización de las cookies, le solicitamos abandone esta página web cuanto antes. Para una mayor información, tiene a su disposición en nuestra política de cookies